top of page
  • Foto del escritorBea Acebes Herranz

Nevio Ciático: conociendo al nervio más largo y grande del cuerpo humano

En el fascinante mundo de la anatomía humana, el nervio ciático se destaca como el más extenso y grande. Desde su origen en las vértebras lumbares hasta su ramificación en los pies, este protagonista desempeña un papel crucial en nuestra vida cotidiana.


Su recorrido


Originado en las vértebras lumbares (L4 y L5) y sacras (S1-S3), el ciático forma un haz de fibras que se convierte en un nervio robusto a medida que avanza. Su travesía pasa por el Foramen Ciático Mayor, compartiendo espacio con el músculo piramidal, cuyo espasmo puede desencadenar el síndrome de falso piramidal. Siguiendo la ruta del bíceps femoral, llega al hueco poplíteo antes de dividirse en nervio tibial posterior y nervio peroneo común.


Sus funciones


Este nervio mixto no solo brinda sensibilidad a la piel y músculos, sino que también desencadena movimientos coordinados. La bidireccionalidad de la información le permite transmitir sensaciones, desde el dolor hasta el calor, y enviar señales al cerebro para activar músculos o coordinar funciones glandulares.


Sus síntomas


Dada su extensión, el ciático puede experimentar compresión en diversos puntos, generando una variedad de síntomas.


Las sensaciones que podemos tener son dolor, irradiación, hormigueo, pinchazos, acorchamiento, ardor, falta de sensibilidad o de fuerza, pudiéndose manifestar en la zona lumbar, glúteos, piernas o incluso afectar órganos viscerales como los intestinos o la vejiga.







¿Por qué?


La irritación del nervio ciático puede derivar de diversas fuentes, como vértebras lumbosacras bloqueadas, tensiones musculares, hernias, inflamación en la fascia glútea o alteraciones articulares.

Este malestar también puede influir en la salud visceral, afectando órganos como los riñones o el útero..


¿Cómo?


Identificar las causas a veces es complejo, pero ciertos hábitos diarios pueden contribuir a la irritación del nervio. Pasar largas horas sentada, levantar peso de manera inadecuada, realizar movimientos de sobrecarga repetitivos o someter a la musculatura a esfuerzos excesivos son factores que debemos tener en cuenta.


¿Qué podemos hacer?


Profesionales especializados/as son quienes mejor nos van a guiar. Hablamos de profesionales que se dediquen a la fisioterapia, osteopatía o medicina.


Desde la osteopatía, que es a lo que yo me dedico, se puede hacer una buena valoración a través de distintos test, la observación global del cuerpo y la palpación. Después se realizarán las técnicas manuales más adecuadas y después se pueden dar herramientas para que la persona realice en casa si quiere ayudar al proceso.


Cuando vemos que hay algo a lo que no podemos llegar con nuestros conocimientos, derivamos a otros especialistas o otros profesionales de la osteopatía que tengan conocimientos distintos. Por ejemplo, si creemos que hay una hernia o protusión, le recomendaremos pruebas de imagen. Si pensamos que necesita rehabilitación, derivaremos a fisioterapia.




Recomendaciones


El ejercicio regular se erige como una herramienta fundamental para mantener la salud del sistema nervioso y musculoesquelético. Practicar deportes que disfrutes garantiza la continuidad de esta actividad, contribuyendo a una vida activa y equilibrada.


En resumen, conocer al nervio ciático y comprender sus posibles desafíos nos capacita para adoptar hábitos que promuevan la salud y prevenir molestias. Si experimentas síntomas persistentes, buscar la orientación de profesionales de la salud es fundamental para un enfoque integral.


Recuerda, tu bienestar es mi prioridad.

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page